Menu
Radio en vivo
A+ A A-

"La memoria y la verdad se dan la mano para que haya Justicia"

21 Mayo 2017 /

Por #PoneloEn24 /

El sábado pasado en Uruguay se realizó la "Marcha del Silencio" que bajo la consigna "Impunidad: Responsabilidad del Estado ayer y hoy" volvió a exigir verdad y justicia por los casi doscientos desaparecidos de aquel país. #PoneloEn24 habló con Javier Tassino, integrante de Madres y Familiares de Desaparecidos Desaparecidos de Uruguay quien recordó que "la memoria es necesaria para los pueblos".

Además explicó que "los procesos de lucha por memoria, verdad y justicia son iguales allá (Argetina) y acá (Uruguay) con la diferencia política de los paises" y detalló que "nosotros peleamos por  200 desaparecidos tanto en Argentina como en Uruguay".  Esta marcha se realiza desde 1996 en el país oriental. El sábado, en silencio,  se marchó desde la Plaza de los Desaparecidos ubicada en Av. Rivera y Juan Jackson de Montevideo hasta la Plaza Libertad.

Cuando la columna se adentró por la avenida 18 de Julio el silencio se rompió. Se escucharon los nombre de los más de 200 uruguayos que desaparecieron en dictadura. Además de Uruguay, hubo marchas en Chile, Argentina y Francia. "La memoria y la verdad se dan la mano para que haya Justicia", explicó Tassino quien mostró preocupación  porque "la justicia no avanza como tendría que avanzar".

"Se estuvo 20 años sin hacer nada, amparando a los torturadores y violadores de los derechos humanos. Nosotros llevamos 12 años trabajando en esa situación. En el 2015 el gobierno de turno hizo lo que debía hacer y entró a los cuarteles buscar y agilizar algunas cosas que estaban detenidas", contó Javier que sufrió en carne propia torturas de la dictadura y cuyo hermano fue desaparecido.

"La memoria tiene que ser colectiva, de multitudes. Hoy tenemos la particularidad de la suma de jóvenes que se hace cada vez más presentes", esperanzó aunque remarcó que la Justicia "nos acompaña muy poquito la justicia. Si la Justicia no avanza, los genocidas cívicos-militares andan por la calle y eso es un peligro para la democracia". 

"Oscar era una persona maravillosa. El mayor de cuatro hermanos. Un trabajador de las usinas de teléfono de acá y era dirigente del sindicato AUTE. Padre de tres hijos. La señora estuvo detenida en fusileros. Hablaba con los trabajadores, tenia una gran paciencia y determinación. En el año 1977, lo llevaron a un centro clandestino que se llamó La Tablada. A los dos días lo mataron de un golpe. Hoy tendría seis nietos", recordó Tassino.