Menu
Radio en vivo
A+ A A-

“La justicia corrupta paraguaya no tiene vergüenza de condenar a gente inocente sin pruebas”

15 Junio 2017 / 

Por Con los pies en la Tierra /

A cinco años de la Masacre de Curuguaty, en Buenos Aires se realizó una vigilia para reclamar Justicia, Libertad y Tierra en favor de los campesinos paraguayos condenados. Delia Ramírez, Movimiento 138 - Colectivo de Resistencia Cultural Paraguaya en Buenos Aires, habló con “Con los pies en la Tierra” y destacó que se trata de “condenas que se dirigen a que los campesinos dejen de participar de las protestas”. 

El 15 de junio de 2012 en Curuguaty, un predio de dos mil hectáreas donde habitaban 50 familias de campesinos y campesinas, ingresó un grupo de unos 400 policías en el marco de un operativo donde un grupo de grupo de familias de alrededor de 60 campesinos y campesinas organizados en la comisión vecinal Naranjaty fueron masacrados.

El saldo fueron 11 campesinos y seis policías muertos aunque en 2016 la Justicia Paraguaya condenó sólo a los campesinos por los hechos: “unos 400 policías llegaron con armas de guerra y en pocos minutos terminaron con la vida de 11 campesinos y 6 policías. Cinco días después se utilizó ese acontecimiento para destituir a Fernando Lugo”, dijo Ramírez. 

“Los campesinos víctimas fueron criminalizados y condenados el año pasado”, explicó y agregó que “la resistencia, tanto dentro del Paraguay y a lo largo y ancho del mundo seguimos protestando, pidiendo justicia y la libertad de nuestros compañeros y compañeras”.

“La justicia corrupta paraguaya no tiene vergüenza de condenar a gente inocente sin pruebas”, dijo Ramírez y recordó cuando los jueces que llevaron adelante el juicio a Nora Cortiñas, quien había viajado a apoyar a los campesinos, le hicieron sacarse el pañuelo blanco y la foto de su hijo. 

Durante la vigilia realizada en Plaza de Mayo se contó con la visita de Adalberto Castro, uno de los campesinos víctimas de la masacre que fue condenado pero se lo consideró de condena cumplida. Además este miércoles se entregó un documento en la embajada de Paraguay. Se trata de un pronunciamiento que lleva la firma de todas las organizaciones y personas que acompañan este pedido de Justicia.

“La instancia judicial en Paraguay está prácticamente agotada. Este año se ratificaron las condenas que van de los 4 a los 35 años de prisión. Son condenas que se dirigen a que los campesinos dejen de participar de las protestas”, contó Ramírez.  

En cuanto a datos de la desigualdad en cuanto a la propiedad de la tierra la integrante del Movimiento 138 explicó que Paraguay “es un país que tiene una aberrante concentración de la tierra donde el 2 por ciento de los propietarios tiene el 85 por ciento de las tierras cultivables con empresarios que son los verdaderos usurpadores de las tierras”.