Menu
Radio en vivo
A+ A A-

“Una sociedad de fomento no puede disponer de un territorio ancestral mapuche”

23 Junio 2017 / 

Por Con los pies en la Tierra /

Verónica Azpiroz Cleñan, Integrante de la comunidad mapuche Epu Lafken de Los Toldos, denunció que la intendencia de esa localidad no permite a las comunidades realizar el festejo del We Tripantu (año nuevo mapuche) en la laguna “La Azotea”, pleno territorio mapuche.  “Un lugar que es patrimonio cultural del pueblo mapuche y todas las comunidades tenemos el derecho a ingresar y realizar todos nuestros rituales”, sostuvo la referente de la comunidad.  

Los Toldos es una localidad de la provincia de Buenos Aires que tiene un 40 por ciento de población mapuche. Sin embargo esto no pareciera formar parte de la lógica de la gestión del municipio. Además de la comunidad mapuche Epu Lafken, en Los Toldos también se encuentra la comunidad Hermanos Mapuches de Los Toldos.

Azpiroz Cleñan señaló que existe una “decisión errada del intendente que impide el ingreso a la laguna “La azotea” que fue un cementerio mapuche. Un lugar que es patrimonio cultural del pueblo mapuche y todas las comunidades tenemos el derecho a ingresar y realizar todos nuestros rituales”. 

“En el solsticio de invierno se debe saludar al sol, rendirle homenaje, junto al agua, que es lo que permitió el desarrollo de la vida en este territorio mapuche”, explica Azpiroz Cleñan y cuenta que “el año pasado se trabajó con las escuelas de nivel primario para que pudieran participar de esta ceremonia como un contenido educativo. Esto se realizó y fue una fiesta para todos” pero “este año queríamos hacer lo mismo, desde hace dos meses que trabajamos con las escuelas” pero la municipalidad les comunicó que la sociedad de Fomento laguna “La Azotea”. 

Esa sociedad de fomento es la que, con la autorización del municipio, administra “turísticamente” el espacio y es quien se niega a dejar ingresar a los integrantes de la comunidad. Su actual presidenta es Sandra Ferreyra, explicó la representante mapuche.  A las comunidades el argumento que se les dio fue que “no pueden garantizar la seguridad ciudadana” 

Sin embargo a la no autorización se sumó la desaparición, el 5 de junio pasado de dos che mamull (figuras de hombres talladas en madera -“los hombres de madera”-). Lo que significa para Azpiroz Cleñan una “destrucción del patrimonio tangible del pueblo mapuche”.

“Una sociedad de fomento no puede disponer de un territorio ancestral mapuche, esa potestad lo tenemos la comunidades con personería jurídica que el Estado reconoce” dijo y agregó que alguien que está al frente de la gestión municipal de una localidad que tiene el 40 por ciento de población mapuche debería tener nociones básicas de derecho indígena”, explicó la referente mapuche que además contó que el año pasado permitieron el ingreso de retroexcavadoras en el territorio donde “hicieron remoción de restos óseos, hubo profanación de tumbas y una denuncia penal”.