Menu
Radio en vivo
A+ A A-

"A mí me parió mi hijo"

24 junio 2017 /

Por #PoneloEn24 /

Así define María Angélica Urquiza el camino que debió llevar adelante para que la causa causa de Jonathan “Kiki” Lezcano, el joven de 17 años víctima de gatillo fácil, llegue a juicio oral. En las primeras audiencias se conocieron testimoniales que comprometen aun más al principal acusado, el policía Santiago Veyga. 

"Hoy por hoy podemos saber a través de los fiscales y el médico forense que, por ejemplo, dice que fue todo a quemarropa y que kiki no tenía ninguna chance" dijo Urquiza y agregó el forense además explicó que el cuerpo de Lezcano "estuvo muy manoseado". "Es aberrante ver como los policías, ninguno se acuerda, nadie sabe quien filmó el video", dice.

Por el momento se llevaron adelante dos audiencias en el juicio en una sala donde no hay casi espacio y sólo hay 10 lugares para estar. Hay un pedido al tribunal para habilitar más espacios para que la prensa puede realizar su tarea. Sobre esto Angélica explicó que "es un juicio que es oral pero no es público. No dejan entrar ni siquiera a la prensa". 

"Mami ahora vuelvo me dijo y nunca más volvió", recuerda Angélica sobre las últimas palabras que le escuchó decir a Kiki. "A mí me pario mi hijo", dice luego de que durante estos años, casi ocho, la lucha es parte de su vida. Y le pidió a los jueces "un poco de amor a la vida".

El 8 de julio del 2009 Jonathan “Kiki” Lezcano y Ezequiel Blanco, de 17 y 25 años respectivamente, fueron acribillados a balazos y desaparecidos durante dos meses por la policia. Un video difundido en 2010 dio cuenta de que los jóvenes fueron torturados y humillados mientras agonizaban.