Menu
Radio en vivo
A+ A A-

“Luchen, porque esta es la única manera de buscar justicia”

6 septiembre 2017

Por Radio Presente

Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga, dijo estas palabras durante la tercera Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil. La voz de los familiares de las víctimas se hizo escuchar. Desde la vuelta a la democracia asesinan a un pibe o una piba cada 25 horas por gatillo fácil. Se trata de unas 5000 muertes y 200 desaparecidos en democracia.

De Congreso a Plaza de Mayo la voz de los familiares y amigos de víctimas de gatillo fácil se hizo escuchar. Las formas de la represión son sistemáticas y se encuentran dirigidas a lxs jóvenes de los barrios más humildes. No son casos aislados. 

La cobertura realizada por Radio Presente el pasado 28 de agosto recogió testimonios de quienes sufren estas prácticas de las fuerzas de (in)seguridad. La constante persecución, las requisas en los medios de transporte, la militarización de los barrios y las detenciones arbitrarias forman parte de estas prácticas diarias que sufren nuestros pibxs. 

“La justicia social en la calle la hacemos nosotros”, dijo Angélica Urquiza, mamá de Kiki Lezcano, y que este año en un juicio vergonzoso vio como el principal acusado del asesinato de su hijo, el agente Santiago Veiga, fue absuelto por la Justicia:

“A estas madres, les digo: ¡no derramen ni una lágrima! Si los tienen que llorar a sus hijos llórenlos todos los días de su vida, pero a solas. Acá tienen que estar de frente, con la mirada altiva, que no las vean llorar ni bajar los brazos. Luchen, porque esta es la única manera de buscar justicia”, dice Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga. “No esperen la justicia del hombre, porque a veces no la tenemos. Nosotras hacemos justicia pero no con balas; eso es lo que ellos quieren. Acá estamos haciendo justicia y eso, a los de arriba, les duele, les lastima”, culmina.

Al finalizar la marcha se leyó un documento: “Entendemos que es necesaria la actividad colectiva de nosotros, los familiares… quien mejor que nosotros para saber qué es lo que tenemos que hacer y decir ante el asesinato de nuestros pibes. Tal y como nos enseñaron las Madres de Plaza de Mayo, la única lucha que se pierde es la que se abandona”.