Menu
Radio en vivo
A+ A A-

“La investigación tiene que servir para poder dar respuesta”

24 Abril 2018 / 

Por Con los pies en la Tierra

Un trabajo interdisciplinario realizado por integrantes del Conicet y de comunidades originarias de la provincia de Formosa terminó en la creación de la primera colección de libros infantiles en wichí “Hunhat Iheley”. Andrea Taverna, una de las investigadoras y autoras del libro, sostuvo que el resultado es producto de la articulación del “trabajo académico y hablantes nativos de la comunidad”.

“Venimos trabajando desde el 2010 en la comunidad con temas relacionados con el desarrollo de los niños, su conocimiento y la influencia de la cultura y el aprendizaje”, explica Taverna, investigadora adjunta del Conicet y una de las autoras de los libros junto con las docentes de la comunidad Aurelia Pérez y Élida María Pérez y la becaria doctoral, María Celeste Baiocchi.

Además detalló que se trata de libros que “están pensados para niñxs pre-lectores”, esto es de 3 a 5 años, y su elaboración tuvo que ver con “una necesidad porque no hay materiales especializados para niños pre-lectores”. Según explica la investigadora, “se trata de una colección de cinco libros que reúnen dos sistemas simbólicos, las palabras y las imágenes”. 

La Comunidad Wichí Lawet, de Laguna Yema, se encuentra ubicada a unos 400 kilómetros de la ciudad de Formosa, allí “la lengua está muy preservada y viva”, explica la Taverna que detalla que la lengua materna de los niños es el wichí.

“El código escrito de la lengua es de reciente circulación”, explica la investigadora, al tiempo que detalla que el principal objetivo de esta colección de libros es “apuntalar la escritura wichí como lengua escrita y estimule el uso del lenguaje oral en los niños.”

En diciembre pasado la colección de libros fue presentada en la Universidad Nacional de Formosa (UNAF) y hace algunas semanas se realizó la presentación en la propia comunidad. Para ello se realizaron talleres de alfabetización con niños en dos niveles que fueron dictados por las autoras de los libros pertenecientes a la comunidad y las que pertenecen al Conicet. 

Se imprimieron más de mil ejemplares de los libros y también se pueden descargar de manera on line. Los cinco libros de la colección son: Hal’o (Árboles y arbustos); Laloy (Animales domésticos); Tshotoy (Animales de monte); Tshotoy fwiy’ohen (Animales de aire) y Tshotoy inot lheley (Animales de agua). 

Taverna también explica que “la influencia del español se ve en el aula, está presente, y ahí depende de la orientación que se le dé en cada escuela”; y rescata que “en los hogares, en cada familia, está muy preservada la lengua” aunque “las practicas ya no son como eran en el pasado”.

“La investigación tiene que servir para poder dar respuesta, para devolver en relación a algunas demandas”, concluye la investigadora.

Foto: Conicet