Menu
Radio en vivo
A+ A A-

"Si este gobierno es indiferente nosotros decimos Santiago es solidaridad"

2 Agosto 2018 /

Por Radio Presente

El abrazo una a una con las madres y abuelas arriba del escenario. Ellas saben de lucha, él aprende de ellas. Un año de mentiras, operaciones mediáticas, maltrato y represión estatal. La pregunta que nos interpeló hace un año cambió, pasó de ser ¿Dónde está Santiago? a ¿Qué pasó con Santiago? 

“Debemos soltar a Santiago como ese ser libre que era. Santiago atravesó corazones de todos y todas, de aquellxs que lo sienten propio", dice Sergio desde el escenario. No es fácil, cada tanto respira, mira, se frena y sigue: “es un día con mucha carga”. Anarquista, dibujante, tatuador, defensor de la tierra, así definió Sergio a su hermano, a un año de su desaparición, justo el mismo día en que se celebra a la Pachamama.

“El 1 de agosto allí hubo una cacería humana con balas de goma y plomo, ese día Santiago desapareció y comenzó nuestra lucha, salimos a la calle a buscarlo, a denunciar, a gritar hasta encontrarlo, 78 días interminables esperando para poder volverlo a abrazar. Pero no pudimos”, recuerda Sergio. 

Y detalló: “El 17 de octubre apareció su cuerpo en el río Chubut, ochenta metros río arriba en un tramo que el Estado ya había revisado siete veces. El 5 de agosto y el 18 de septiembre más de 400 efectivos entre Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, perros rastreadores, helicópteros, drones y buzos que responden a Patricia Bullrich dijeron que no había nada en el mismo lugar donde apareció luego el cuerpo”.

“Fuera, fuera, fuera Bullrich fuera”; “fuera, fuera, fuera Bullrich fuera”, fue la respuesta que ensayó toda la gente que acompañó a los familiares y amigos de Santiago en la Plaza de Mayo. "Si este gobierno es indiferente nosotros decimos Santiago es solidaridad", dijo Sergio y agregó: “Su única acción fue acompañar el reclamo de comunidades originarias históricamente invisibilizadas” 

Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo (LF), Estela de Carlotto, de Abuelas y Adolfo Pérez Esquivel acompañaron en el escenario. Tambien estuvieron Alberto Santillán, Ruben López, familiares y amigos de Luciano Arruga, y, el hijo del desaparecido Jorge Julio López y militantes sociales y de organismos de derechos humanos.

“Queremos que este 1 de agosto se inicie la construcción de una unidad por encima de diferencias partidarias e ideológicas que imponga la agenda de los derechos humanos, porque esos derechos se defienden o se violan”, concluyó en un claro llamado a la unidad.