Menu
Radio en vivo
A+ A A-

El juez reconoció que fue extorsionado, reveló la familia de Santiago

29 Noviembre 2018 /

Por Con los pies en la Tierra /

Este jueves se conoció la sentencia del juez Federal de Esquel Gustavo Lleral que cerró la causa en la que se investiga la desaparición y muerte de Santiago Maldonado. La familia sostiene que el juez reconoció que él y todo su equipo de trabajo fueron "apretados para que cierre la causa”. Analizamos la sentencia de Lleral.

A eso de las nueve de la mañana, el juez federal Gustavo Lleral llamó por teléfono a Estela, madre de Santiago Maldonado: “La llamo primero a usted para que no se entere por los medios”,  le dijo y después explicó: “estoy siendo extorsionado”, “todo mi equipo de trabajo y yo estamos siendo apretados para que cierre la causa” y “por eso debo hacer esto”. 

"Hacer esto" significó cerrar la causa en la que se investiga la desaparición y muerte de Santiago Maldonado. “¿Hay alguien preso por la muerte de Santiago?”, preguntó Estela. "Por ahora no", atinó a decir el juez. “No voy a hacer el duelo tranquila, voy a esperar justicia”, dijo la mamá de Santiago y terminó la llamada. 

Lleral después llamó a Sergio, hermano de Santiago, y más tarde notificó de la decisión a Verónica Heredia, abogada de la familia. En 263 páginas firmadas, el 29 de noviembre el juez dispuso el sobreseimiento  total y definitivo del oficial de Gendarmería Emmanuel Echazú, es decir, cerró la causa en la que se investiga la desaparición y muerte de Santiago el 1 de agosto de 2017. 

Ayer, casi como anticipo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación había rechazado el pedido de la familia para que un cuerpo de expertos independientes participen de la investigación para garantizar una investigación exhaustiva, efectiva, imparcial e independiente.

"La resolución anticipada por infobae y Clarín en el día de ayer, solo demuestra que estamos ante un crimen de Estado, ante una desaparición forzada seguida de muerte, donde cada una de las personas del Estado que intervinieron desde el 1 de agosto de 2017 hasta el día de la fecha en las causas 8232/2017 y 8233/2017, son responsables", dice el comunicado difundido por la familia donde se relata la comunicación telefónica del juez con la madre. 

¿Qué dice la sentencia?

Las casi trescientas páginas escritas por el juez Lleral solo intentan sumar a comprobar que Santiago murió ahogado pero en ningún momento el juez se pregunta cómo es que se generaron las condiciones para que "el Brujo" llegue a estar en el río. Gendarmería tenía la orden del entonces juez Guido Otrando de despejar la ruta 40, pero ingresaron al Pu Lof en Resistencia de Cushamen justificándose en una supuesta "flagrancia".

"Al momento de su huida y de la persecución policial, la víctima desconocía las particularidades del terreno y del río", dice Lleral reconociendo, sin darse cuenta quizás, que el accionar de Gendarmería es ilegal. La orden que tenían era sólo despejar la ruta. "Ha quedado de plano descartada la sospecha de que los funcionarios de la Gendarmería Nacional Argentina hayan participado de la desaparición y fallecimiento de Santiago Andrés Maldonado", dice.

Y asegura que "la víctima no fue detenida por aquella fuerza de seguridad ni llevada a lugar alguno aquel 1º de agosto de 2017. Ningún gendarme tomó contacto físico con Santiago, ninguno lo vio sumergirse en el Río Chubut y ninguno lo vio desaparecer en esa hondonada donde lo esperaba la muerte”.

Santiago "huyendo de la persecución de los efectivos de la Gendarmería Nacional (...) se introdujo con vida en las frías aguas del Río Chubut en donde, pese a sus esfuerzos por respirar y mantenerse a flote, encontró su muerte a partir de la asfixia producida por el agua de río que invadió sus vías respiratorias", intenta explicar el juez.

Un detalle no menor que se consigna en la sentencia es que el lugar donde se encontró el cuerpo de Santiago el 17 de octubre del año pasado ya había sido rastrillado el 18 de septiembre de ese mismo año. 

Lleral toma como "contundente" el hallazgo de microalgas en las cavidades cardíacas de Santiago lo que le permite "afirmar categóricamente, sin dejar lugar a la más mínima hesitación, que se está en presencia de un deceso por sumersión".  Para el magistrado, "el hallazgo de diatomeas en las cavidades cardíacas de la víctima, confirman su sumersión al río con vida y la realización de maniobras respiratorias en ese medio acuático, mecanismo éste que permitió el ingreso de las microalgas a su cuerpo".

Para que encaje

Desconociendo la persecución que en todo el sur sufren las comunidades indígenas, el juez claramente se pone contra los pueblos originarios y contra la familia de Maldonado. Sostiene que desde el inicio de la causa los denunciantes y las querellas pretendieron "interpretar la falta de noticias acerca de Maldonado como una desaparición ilegítima a manos del Estado". 

Además, "quisieron enmarcar ese supuesto suceso en el accionar despiadado del gobierno nacional en contra de las comunidades aborígenes asentadas en la cordillera patagónica", dijo el juez en la sentencia. 

A ello sumó el intentar durante varias hojas de la sentencia descalificar la opinión de Leticia Povilauskas, experta en Palinología y Geología de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata y de la División Química Legal La Plata de la Policía Científica de la Provincia de Buenos Aires que sostenía que por las muestras de polen que se hallaron en las ropas de Santiago el cuerpo podría haber sido plantado. 

"Por la confluencia de esas simples y naturales realidades, inevitables en ese preciso y fatídico instante de soledad, sus funciones vitales esenciales se paralizaron", dice en su sentencia Lleral de manera casi burlesca para culminar: "Allí, él, sólo, sin que nadie lo notara, se hundió", casi como una cargada a la familia.